12 Genios que no acabaron la universidad

No es ninguna locura. Ciertamente, terminar la universidad y coleccionar títulos, ayuda muchísimo a entrar de cabeza en el mundo laboral, pero, para sorpresa de muchos, no es un requisito indispensable para triunfar en la vida. Y es que a veces el talento está por encima  de cualquier otra cosa, bueno, el talento y saber aprovechar los golpes de suerte y las grandes oportunidades, claro.

Así que si estás luchando por un futuro (o un presente) difícil y poco convencional, no desesperes, nosotros te apoyamos presentándote a estas 13 personas que supieron cómo llegar a formar parte del 1% sin graduarse en la universidad junto con la fortuna que han amasado estos años.

Anna Wintour – 35 millones de dólares

Esta gran mujer ni siquiera puso un pie en la universidad. En 1988 se convirtió en la jefa de edición de la revista Vogue, gracias a su continua escalada de puestos, y a su larga vida laboral, ya que fue acumulando experiencia en el mundo de la moda desde que empezó a trabajar en él a los 15 años.

Siempre recordaremos el gran homenaje que le hicieron en la película dedicada a ella, El diablo se viste de Prada, gracias a la cual, la actriz que la representó, Meryl Streep, se llevó la estatuilla de oro en los Oscars.

Ellen DeGeneres – 87,5 millones de dólares

Esta gran presentadora incluso puso el nombre a su programa de entrevistas, The Ellen Show.

La hemos visto charlando con todo tipo de celebrities y artistas, y es que es muy fácil entender que Ellen ha sabido hacer las cosas muy bien en la vida, y para ello, la toma de decisiones es crucial; tal vez tuvo mucho que ver el haber abandonado la universidad de Nueva Orleans antes de acabar el primer semestre.

Oprah Winfrey – 2.600 millones de dólares

Es de conocimiento público que esta mujer no ha tenido una vida fácil. El haber crecido en el seno de la extrema pobreza no le impidió luchar por su futuro y conseguirse una beca para la universidad de Tennessee.
La niña que solía jugar a hacer entrevistas con mazorcas de maíz por no tener muñecas, decidió a sus 19 años abandonar la universidad para empezar su carrera como comunicadora, convirtiéndose en la primera presentadora negra de noticias en la televisión de Nashville. Ahora es una de las mujeres más influyentes del mundo.

Elizabeth Holmes – 4.500 millones de dólares

Creadora de Theranos, compañía que le dio el pasaje para el éxito en 2014, haciendo de ella la millonaria más joven por mérito propio en el mundo.
La joven, que se consideraba a sí misma como “la Steve Jobs femenina”, arriesgó todo por el éxito de su compañía, al decidirse por dejar la universidad de Stanford para así dedicarse por completo a su proyecto.

Richard Branson – 4.900 millones de dólares

El ahora CEO de Virgin, compañía desde la que ha creado otras 200 empresas más en 30 países, a los 16 años de edad decidió abandonar sus estudios para fundar la revista Student, lo cual significó el comienzo de su éxito.

Jack Dorsey – 5.200 millones de dólares

Abandonó, a un año y medio de terminar la universidad de Nueva York para luego hackear a la empresa para la que quería trabajar. Su plan, que resultó exitoso, consistía en, luego de infiltrarse en los datos de la compañía, mandarles un email contándoles cuáles eran todos los problemas que tenían en ciberseguridad.

Ahora es conocido por ser uno de los cofundadores de la red social Twitter.

Travis Kalanick – 5.900 millones de dólares

El antiguo CEO de la conocida plataforma Uber había presentado un gran talento como empresario desde los 18 años, cuando vendía cuchillos puerta por puerta.
Ha ido creciendo y escalando, creando una empresa tras otra, empezando desde una pequeña startup para ayudar en los exámenes de acceso para la universidad, hasta Scour, una empresa para compartir archivos con tecnología P2P, por la que decidió abandonar Ciencias de la Computación cuando estaba en la UCLA.

Ralph Lauren – 6.700 millones de dólares

Dejó la universidad de Manhattan en su segundo año para entrar en el ejército. A su vuelta, entró directamente en el mundo de la moda, donde triunfó con un diseño de corbatas que destacaba por ser más ancho de lo que marcaba la tendencia de la época. Solo en su primer año, ganó cerca de medio millón de dólares.

Jan Koum – 9.400 millones de dólares

Mientras estudiaba en la universidad de San José, aprendía a programar y trabajaba para Ernst & Young. Decidió dejar sus estudios poco después cuando fue contratado por Yahoo.

Luego de haber sido rechazado por Facebook y Twitter para ser trabajador en ambas empresas, fundó la app multimillonaria Whatsapp.

Michael Dell – 28.600 millones de dólares

Abandonó la universidad tras su primer año, durante el cual llegó a ganar hasta 80.000 dólares solo vendiendo ordenadores desde su habitación en el campus de Texas.

Larry Ellison – 60.600 millones de dólares

Empezó a realizarse en el ámbito laboral trabajando en construir bases de datos para la CIA, a pesar de haber dejado la universidad de Chicago e Illinois.
En 1977 se convirtió en cofundador de la compañía de software Oracle.

Mark Zuckerberg – 52.800 millones de dólares

Como casi todo el mundo sabe gracias a la película La red social, Mark Zuckerberg abandonó la universidad de Harvard, desde donde lanzó una de las ahora mayores redes sociales en el mundo. Obviamente, un proyecto tan ambicioso necesitaba una atención total.

Sabemos que la entrada al mundo laboral es muy difícil, y que con los años no es que vaya precisamente a mejor, pero esperamos que si hoy has tenido un día bajo de fuerzas, te haya servido este artículo.

¿Qué piensas de los casos que te hemos presentado? ¿Crees que el talento lo es todo, o crees más en la suerte? ¿Has tenido alguna idea brillante por la que lo has dado todo? ¡Cuéntanoslo todo en los comentarios!

Si os ha gustado este artículo, recordad que, más abajo, podéis disfrutar de otros muy similares que son igualmente entretenidos, graciosos y perspicaces, siempre llevando nuestra humildad como bandera.

Fuente: Business Insider

La entrada 12 Genios que no acabaron la universidad aparece primero en CABROWORLD.

Fuente original