Una chica delata a su novio narcotraficante con sus fotos de Instagram

En todas las películas de mafiosos hay el típico primo que se pasea con camisas horteras y un Ferrari. Todo hasta que el capo lo pilla por banda, le da un par de bofetadas con la mano abierta y le pregunta si quiere que los pillen a todos. Pues a Emily Lock le hubiese venido bien tener esa charla antes de subir un montón de fotos a Instagram enseñando su lujosa forma de vida.

Emily es una galesa que solía mostrar en la famosa red social su ropa de diseño, sus coches y sus viajes exóticos. Eso no debería sorprendernos tanto, ya que hay muchas personas que hacen postureo en Instagram, de hecho consiste en la mayor parte del contenido que hay en la web.

Pero si os decimos que trabajaba a tiempo parcial en una tienda de Lidl todo empieza a parecer más sospechoso.

Lock era una prometedora estudiante de criminología que siempre había sacado muy buenas notas. Estaba estudiando segundo y había sacado bastantes matriculas, así que soñaba con convertirse en agente de condicional y trabajaba como cajera para ganar algo de dinero. Pero todo se torció.

La joven que soñaba con vivir la vida al más puro estilo Kim Kardashian compartía su alocada vida con su novio. Ella pensaba que se dedicaba a la construcción y que, de alguna forma, eso le generaba muchos ingresos.

En realidad su pareja se dedicaba a la venta de cocaína y, aunque ella no fue capaz de darse cuenta, la policía sí que lo hizo.

Seguramente las fotos que subía a Instagram les dieron una pista a las autoridades. Un Audi RS4, zapatos de Louboutin, gafas de Gucci y perfume de Dior, entre otras cosas, parecían ser artículos demasiado exclusivos para una pareja formada por un trabajador de la construcción y una cajera de supermercado.

Y no solo eso, sino que Emily subía constantemente fotos de sus viajes a Miami, Alicante, Paris Ámsterdam y Dubai. De hecho, la policía organizó una redada en su casa justo cuando estos se disponían a ir de vacaciones a Tailandia. Y, como no, encontraron 120 gramos de cocaína con una pureza del 83%.

Cuando la policía la interrogó ella dijo que no sabía nada sobre que su novio fuese un narcotraficante. Y así lo defendía su abogado Andrew Taylor, diciendo que su clienta había sido extremadamente inocente y que se había obsesionado con el estilo de vida Kim Kardashian.

Finalmente fue condenada a quince meses de prisión tras admitir haber adquirido propiedades con dinero del narcotráfico. Su novio también se declaró culpable de poseer cocaína para distribuirla y fue condenado a siete años.

Nunca sabremos si una chica tan lista como esta es capaz de pasar por alto cosas tan evidentes como las que os hemos contado o si, simplemente, se ha hecho la longuis. En cualquier caso, los dos han recibido las consecuencias.

¿Os han pillado nunca haciendo algo malo por culpa de otra persona? Explicádnoslo en los comentarios de Facebook.

¡Si quieres Cabronizarte más todavía, suscríbete a nuestras notificaciones para tener contenido en exclusiva!

Fuentes: metro, legalcheek

La entrada Una chica delata a su novio narcotraficante con sus fotos de Instagram aparece primero en CABROWORLD.

Fuente original