Un español pierde 36.000 euros en una estafa amorosa… ¡vaya FAIL!

Internet es como muchos otros lugares “reales” del mundo, se puede navegar con tranquilidad siempre que sepamos ir con cuidado y tener presente por qué ambientes nos movemos.

Obviamente, uno de los sectores de Internet que mejor “funcionan” son las páginas webs o las aplicaciones para ligar, pero, en ellas, podemos encontrarnos con gente que, en vez de usarlas como una medio para conocer a personas distintas, las use para estafar.

Esto parece que es algo que todos tenemos presente, pero no hay que bajar la guardia ya que, de vez en cuando, salen noticias como la que os explicaremos a continuación que nos recuerda la importancia de la verificación de datos y la gestión de la confianza en Internet.

Un vecino de la localidad gallega de Poio (Pontevedra) inició una relación en mayo de 2016 con una mujer tailandesa que conoció a través de una página de contactos. Primero, hablaron por el chat de la propia web y más adelante pasaron a las conversaciones vía WhatsApp y a enviarse fotografías, pese a eso, nunca llegaron a escuchar sus voces ni por teléfono ni a través de una vídeo llamada, es decir, no llegaron a hablar de forma oral.

Todo iba perfecto para ese vecino que estaba cargado de esperanza, pero un día su novia “online” le pidió ayuda económica porque, según ella, estaba en una situación peliaguda debido a una deuda de 16.000 euros que había contraído con otro ciudadano español  que se hallaba en Tailandia y que, en teoría, venía derivada de un negocio de hostelería.

A partir de ese momento, la mujer le fue pidiendo distintas cantidades de dinero y el hombre fue realizando los envíos, durante esta relación que se prolongó hasta octubre de 2017.

Fue entonces cuando el hombre empezó a tener sus dudas acerca de su “novia” y empezó a sospechar que se podía tratar de una estada. Sobre todo cuando recibió una llamada suya desde Girona, donde, presuntamente, estaba siendo retenida por un socio del supuesto prestamista español.

Ante una situación tan extraña y bizarra, el señor acudió a la Guardia Civil y el Equipo de Policía Judicial de Cangas inició una investigación para descubrir qué había de verdad en toda esa historia y ayudar a la chica tailandesa en caso de que fuese necesario.

Tras una investigación exhaustiva, el equipo policial logró identificar a la “novia” y la ubicaron en Las Palmas de Gran Canaria. Pero en realidad no era una mujer, sino un joven de 26 años que, junto a su padre, de 49 años, habían planificado esta estafa que duró un total de diecisiete meses durante los cuales, aparte de esos 16.000 iniciales, el hombre envió 20.000 euros más, de hecho, solicitó prestamos para poder responder a las peticiones de ayuda de su “pareja virtual”.

La Guardia Civil ha querido alertar a la sociedad de los peligros de estos tipos de relación y de la importancia de conocer físicamente a eso persona o, por lo menos, haber tenido algo de comunicación verbal. Limitarse, únicamente, a los servicios de mensajería es bastante peligroso y facilita mucho una posible estafa.

Tanto el padre como el hijo fueron detenidos en la denominada “Operación Pascan”. El joven se encontraba en Huelva de forma circunstancial y ha sido considerado y el promotor y principal responsable del delito, en cambio, su padre, como cómplice, se encontraba en Las Palmas, su lugar de residencia.

Obviamente, no es culpa del hombre que lo hayan estafado, pero esperamos que esta noticia sirva de recordatorio para aquellos que navegan por Internet sin tomar ningún tipo de precaución.

¿Habéis vivido nunca una estafa de este estilo? Explicadnos vuestra experiencia en los comentarios de Facebook.

Si os ha gustado esta noticia, más abajo tenéis los enlaces para poder seguir leyendo otros artículos tan interesantes como este (o puede que incluso más).

Fuentes: lavozdegalicia, abc

La entrada Un español pierde 36.000 euros en una estafa amorosa… ¡vaya FAIL! aparece primero en CABROWORLD.

Fuente original