Trucos para saber si estás viviendo en la tercera planta de El Corte Inglés

¿Notas que en tu casa entra más gente de lo normal? ¿Hay señoras probándose ropa tras las cortinas de tu salón? Si las respuestas son afirmativas podrías estar viviendo en la tercera planta de El Corte Inglés. Presta atención a los trucos de los expertos de Idealista para saber si realmente es así.

Aunque tus compañeros de piso visten muy a la moda, no se mueven, no hablan y, en lugar de huesos, músculos y piel, están hechos de fibra de vidrio, yeso y látex.

Constantemente hay un hombre muy elegante que te pregunta si te puede ayudar.

Las cincuenta televisiones de última generación que tienes en tu salón emiten siempre el mismo canal y no tienes acceso al mando.

Cuando entras en tu edificio y te diriges a las escaleras mecánicas, varias chicas te rocían con diferentes perfumes.

La primavera llega varias semanas antes a tu casa que a las del resto de la gente.

Dispones de más de un millón de euros en prendas de ropa pero no tienes ni un solo armario en el que guardarlas.

Tardas horas en encontrar las escaleras que bajan a la calle y a menudo te pierdes y te acabas quedando en casa a la fuerza.

Los amigos que vienen a visitarte están más centrados en efectuar transacciones económicas con sus tarjetas que en hablar contigo.

Pagas cerca de cincuenta mil euros mensuales en tu factura de la luz.

Al salir de la ducha, cuando caminas desnudo hacia tu habitación, provocas tumultos de gente aterrorizada que huye gritando por todos los rincones de tu casa.

Los repartidores de comida a domicilio que contratas tardan horas en encontrarte y se muestran muy confusos y erráticos cuando lo hacen.

Todos los días a las 21:30 horas un miembro de seguridad te echa de tu casa forzándote a dormir en un cajero cercano hasta que a las 9:30 te dejan volver a entrar.

Fuente original