Intenta impresionarla cantando TRAP y solo consigue hacer el ridículo así

Que “First Dates” es uno de los mejores programas de la televisión es algo indudable. La cantidad de entretenimiento que nos ofrece cada tarde el bueno de Carlos Sobera es considerable y cuesta pensar en qué sería de nuestra televisión sin la posibilidad de, mientras cenamos, ver una nueva entrega del mejor programa de citas de la televisión. ¿En qué se traduce esto? Pues en más de 800 programas con unos índices de audiencia altísimos.

Ayer, como no podía ser de otra forma, First Dates acudió a su cita de siempre y nos presentó a Lourdes, una camarera canaria de 21 años aficionada a los tatuajes (y es que no hay un espacio de su cuerpo que no esté entintado): “El primer tatuaje me lo hice con 12 años y luego ya no paré”, explicaba al presentador.

“Mis tatuajes cuentan la historia de mi vida y por eso son importantes para mí”. Aparte de todo esto, Lourdes explicó que buscaba a un chico que fuese maduro, centrado y que tuviese un “rollazo”, que no le importase la opinión de los demás.

A la cita, para acompañarla, llegó Taylor, un joven canario de 20 años que, al menos de entrada, por lo que a tatuajes y actitud se refiere, era muy parecido a ella: “No hay mucha gente como yo. Quise ser tatuador y me hice tatuador, luego quise ser rapero y ahora soy rapero”.

De entrada todo fue estupendo y la sensación que daba era que estaban hechos el uno para el otro: “Lourdes es la típica chica que la veo por la calle y me quedo mirando, porque es mi prototipo”, confesaba Taylor. Pero, a partir de entonces, todo fue a peor.

Se sentaron a comer y, cuando Taylor vio la carta, dijo que no conocía ninguno de los platos: “esto es demasiado elegante para nosotros”. Pero Lourdes no parecía estar de acuerdo con esta afirmación: “no por tener tatuajes eres menos elegante”.

Él, viendo que la estaba liando un poco, se apresuró a decir: “Pues yo lo que tú pidas me lo pido”, pero es que claro, ella quería ‘un chico con personalidad’ y esto no le gustó nada tampoco: “vamos, que tú personalidad, cero”.

La cosa, a medida que avanzaba, iba a peor y, mientras Taylor estaba la mar de contento, Lourdes parecía cada vez más incómoda y decepcionada con su cita. La cosa empeoró cuando Taylor empezó a dar su opinión de los canarios (¡y eso que él mismo lo era!): “En Gran Canaria hay mucha gente tirada, todo el día fumando porros”.

El punto culmen de la cena fue cuando Lourdes le dijo a Taylor que tenía un hijo de 3 años, a lo que él solo pudo responder ‘que se llevaba bien con los niños’. Pero ella ya lo tenía clato: “Soy muy madura para él. Creo que es muy niño y le falta mucho para madurar”.

Cuando tocó hablar de los tatuajes, la cosa no fue a mejor y, de hecho, ella se rio de las explicaciones que el le daba al hecho de haberse tatuado una pizza o un aguacate: “mi padre trabajaba mucho y yo estaba en casa solo y siempre comía pizza. Hubo un año que comí todos los días pizza congelada”, pero ella lo tenía muy claro: “se lo está inventando”.

Para acabar de redondearlo todo, llegó el ‘momento del rap’ y Taylor se puso a cantar… provocando una reacción bastante curiosa en la cara de Lourdes. Él, viendo que, de alguna forma, estaba haciendo el ridículo, dejó de cantar y se hizo un poco el loco.

Aquí os dejamos el vídeo con los ‘mejores momentos’ de la cita:

$bp(“Brid_46944326”, {“id”:”10932″,”width”:”16″,”height”:”9″,”video”:”368870″});

 

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta cita? dejádnoslo en los comentarios. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño. 

Fuentes: Cuatro, ABC.

La entrada Intenta impresionarla cantando TRAP y solo consigue hacer el ridículo así aparece primero en CABROWORLD.

Fuente original