Horóscopo de la semana – Leo: Tus bragas están tan amarillas que cuando te venga la regla Dani Mateo se sonará en ellas

Aries

Romperse una pierna es algo muy triste, pero que los únicos que te hayan firmado la escayola sean tus padres resulta trágico.

 

 


Tauro

Sabemos que te sientes sola, pero contestar a las cartas amenazantes que recibes no nos parece la mejor manera de afrontar el problema.

 


Géminis

Salir a correr con un chico es más saludable si ya lo conocías de antes y si él no te está persiguiendo.

 

 


Cáncer

Por supuesto que tienes mucho flow y estás machacando a tu contrincante, pero si estás en el metro y la otra persona no te entiende porque es japonesa, tus insultos sobre sus rasgos físicos no se pueden considerar parte de una pelea de gallos.

 


Leo

Tus bragas están tan amarillas que cuando te venga la regla Dani Mateo se sonará en ellas.

 

 


Virgo

Estás a solo dos pedos de conseguir que la clase de yoga del gimnasio se convierta en una clase particular de yoga exclusiva para ti.

 


Libra

Este jueves desatascarás el tráfico de tu ciudad gracias a lo fuerte que vas a hacer sonar el claxon. Ojalá a alguien se le hubiera ocurrido una solución así antes.

 

 


Escorpio

Nos parece genial que te guste tanto el olor a castañas asadas, lo único que te decimos es que la castañera podría hacer mejor su trabajo si dejaras de abrazarla.

 

 


Sagitario

Por supuesto que tatuarte el logo de Apple te abrirá muchas puertas profesionales, especialmente la de los centros psiquiátricos.

 

 


Capricornio

Antes de poder presentarte como una experta del baloncesto deberías considerar no decir que eres la fan número uno de los Toronto Warriors.

 

 


Acuario

Muchos se reirán de ti cuando el viernes te injertes esos dos espejos en la parte trasera de los tobillos, pero a ver quién se ríe cuando gracias a ellos dejes tu culo como los chorros del oro cada vez que te limpies al cagar.

 


Nazi

Tu nueva bandera tiene dos franjas rojas y una grande amarilla.

 

 


Piscis

Mucho te debe odiar ese hámster para haber conseguido huir de ti corriendo dentro de la rueda.

 

Fuente original