Decidió inyectarse botox en una fiesta y casi pierde los labios, ¡así quedó!

Rachael Knappier se disponía a pasar una noche de lo más divertida junto a sus amigas en una ‘fiesta del botox’ que habían organizado para dar rienda suelta a la jeringuilla. Una de sus amigas, al ver que el precio era de lo más asequible, la convenció para que se inyectase un poco de botox en los labios… y casi los pierde. Así de dura es la historia que estamos a puntos de explicaros.

Este tipo de fiestas, en según qué partes del mundo, son bastante habituales y son muchas las personas que se ofrecen a hacer este tipo de tratamientos de belleza sin saber muy bien qué es lo que están haciendo.

En el Reino Unido, en el último año, esto ha sido más habitual de lo que sería recomendable y no son pocos los casos de negligencias médicas que se han dado por culpa de esta insegura e insalubre práctica.

Rachael fue ‘víctima’ de esta práctica en sus propias carnes y hoy en día aún lucha por poder recuperar algo de lo que fue su anterior rostro, ahora desfigurado: “Mi amiga me había contado lo de esta esteticista y lo genial que era, así que decidí seguir adelante”.

Al parecer, unas copas de vino de más y unas ganas de darse un look diferente, fueron suficientes para que se lanzase a la piscina… y se dio de lleno contra el fondo de la misma (casi literalmente).

Por lo que se ve, las personas que realizaban dicho tratamiento médico era exprisioneras sin capacitación médica y, por algún motivo todavía más extraño y desconocido, ella consideró que esta sería una buena opción.

La intención original de la joven no era tocarse nada de la cara, simplemente ponerse un poco por la frente para borrarse algunas líneas de expresión: “Ella notó la protuberancia en mi labio cuando estaba poniendo Botox y dijo que podría inyectarme un poco de relleno si quería que lo hiciera”, explicó.

“Para ser justos, tengo que decir que ella me dijo que me lo pensase bien, pero había encontrado mi  punto débil. Mi labio es la única parte de mi cuerpo que realmente me molesta por su aspecto”.

Ella ya se había informado anteriormente para realizarse una intervención en el labio, bajo las manos de un profesional, pero claro… le pusieron este caramelito delante, y no pudo soportar el inyectárselo por toda la cara.

Ya, desde que sintió el pinchazo, sintió que algo estaba mal. Le dolió muchísimo y, en muy pocas horas, ya notaba cómo la cara se le empezaba a inflamar sin parar. Actuó de inmediato y fue a consultar con una profesional, quien le dijo que debía de tratarse de una reacción alérgica.

Después de que la analizasen, le dijeron que debía ir de emergencias a Londres para que la tratasen quirúrgicamente: se había destrozado la cara y sus labios corrían un serio peligro de tener que ser extirpados.

“Fue tan doloroso, que mi madre, que estaba sentada arriba en una sala de espera, podía escuchar mis gritos”.

Nikki Milovanovic, Portavoz de la Asociación Británica de Cirujanos Plásticos Estéticos (BAAPS), y comentó respecto a este caso que el botox “solo puede ser inyectado por un médico especializado o bajo la supervisión de un médico, el botox puede estar recetado, pero no, en muchas ocasiones, no está regulado”.

Después de tres meses de tratamiento y recuperación, los labios de Rachael disminuyeron y casi han vuelto a la normalidad… por lo que esperamos que no vuelva a sentir ganas de experimentar con NADA.

A vosotrxs, ¿qué os ha parecido esta historia? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, claro). 

Fuentes: Infobae, Mirror.

La entrada Decidió inyectarse botox en una fiesta y casi pierde los labios, ¡así quedó! aparece primero en CABROWORLD.

Fuente original