Cómo saber si el comisario Villarejo ha puesto micrófonos en tu casa

Una de las cosas que más valoramos de nuestra casa es la intimidad que tenemos en ella. Desgraciadamente, en ocasiones, personas como el comisario Villarejo pueden meterse en nuestro hogar mientras no estamos y colocar micrófonos con el fin de grabarnos y exponernos a la luz pública. Nuestros expertos de Idealista te explican cómo saber si te están espiando en tu propia casa.

La luz de la cocina parpadea al encenderse. Ojo con esto. Si ves que es algo que sucede a menudo, lo más probable es que el comisario Villarejo haya metido algún micrófono en esa lámpara. Lo mejor, por tu seguridad, es no tocar nada. No vuelvas a encender ninguna luz de la casa hasta que se aclare todo este asunto. Los primeros días pueden ser duros, pero en cuanto tus ojos se acostumbren a la oscuridad no tendrás ningún problema y tu intimidad estará a salvo.

La nevera hace ruido, especialmente por la noche. Si cuando te metes en la cama escuchas ruidos que vienen de la nevera, lo más probable es que el comisario Villarejo haya colocado micrófonos entre tus yogures y legumbres. Como estamos hablando de un experto en la materia, no vas a ser capaz de ver los dispositivos aunque estén allí, así que lo mejor que puedes hacer es no volver a hablar nunca dentro de tu casa, de esta forma jamás conseguirá información sobre ti.

A veces oyes el sonido de canicas rodando. Esta es una de las señales más definitivas de que estás siendo espiado en tu propia casa. Coge una escalera, un martillo y un cincel y empieza a levantar paredes y techos, está claro que alguien te está espiando y lo tienes que descubrir cuanto antes. Si no encuentras nada levanta también el suelo, algo tiene que haber porque ese sonido no es normal.

Notas que vas algo blando de vientre. Si después de varias semanas a oscuras y en silencio viviendo en una casa completamente destrozada todavía no has encontrado nada sospechoso pero has notado que vas algo blando de vientre, lo más seguro es que el comisario Villarejo haya colocado micrófonos dentro de tu propio cuerpo. Desgárrate la piel con un bisturí y comienza a quitarte órganos hasta que encuentres un chip o micrófono.

Tu compañero de piso te hace demasiadas preguntas personales. A veces es más fácil infiltrar a una persona que colocar un micrófono dentro de tu casa. Si notas que tu compañero de piso, de pronto, muestra mucho interés en ti y hace más preguntas de lo normal como “¿Qué tal estás?”, “¿Estás sangrando?”, “¿Por qué no podemos encender las luces?”, “¿Por qué me respondes con gestos en lugar de hablar?” o “¿Qué le han pasado a las paredes, al techo y al suelo?”, desconfía de él, claramente está colaborando con Villarejo.

El comisario Villarejo está debajo de tu cama sosteniendo un micrófono. Bueno, antes de precipitarte o pensar mal, asegúrate de que el micrófono que sostiene en la mano el comisario Villarejo tiene el botón de encendido activado, porque a lo mejor no te está espiando y simplemente está descansando. Es muy importante mantenerse sereno con estos asuntos porque es muy fácil caer en la paranoia y dejar de ver las cosas de forma objetiva.

Fuente original