Así es ahora Carlota Boza, la hija de “los cuquis” en La que se avecina.

Es inevitable que el comienzo de un nuevo año nos dé consciencia sobre el paso del tiempo. Vemos la madurez que hemos ganado en comparación con el año pasado, analizamos en qué hemos cambiado: gustos, planes de futuro, relaciones, amigos…

Y luego vemos a nuestros primos, sobrinos, hijos… y pensamos: “¿Cuándo han crecido hasta llegar ahí? No habré estado atento”.

Es normal que en el momento en el que nos fijamos seamos conscientes de lo que no hemos visto durante el año, ya que aunque sea muy notable, es un proceso tan lento como imperceptible.

Es por eso que también tenemos todos esa curiosidad de cómo serán en un tiempo los “niños estrella” de la televisión. Y es que aunque no sean familia ni conocidos realmente, siguen siendo niños que hemos tenido en nuestro día a día, aunque fuese en la pequeña pantalla.

Hoy hemos traído hasta aquí para saciar vuestras curiosas mentes a Carlota Boza, la niña de “Los Cuquis”, de La que se avecina.

Han habido muchos sorprendidos con el cambio que ha dado esta chica. También hay que decir que ya se veía venir incluso dentro de la propia serie, que ha sido el marco que nos ha hecho ver su crecimiento poco a poco.

Y es que incluso en la misma serie ya han hecho tramas y referencias a los cambios de la joven, que se está convirtiendo en una muchacha muy guapa y divertida.

Carlota es muy activa en sus redes sociales, ya que además de Instagram, ha tenido también su propio canal de Youtube, en el que comparte multitud de videoblogs.

También ha dejado caer en varias imágenes que empieza a presentar un gran interés por la moda… ¿Quizá quiera probar a ser influencer?

También sabe que su público es muy curioso acerca de la serie para la que trabaja, ya que están constantemente pendientes de los anuncios de nuevas temporadas, curiosidades, entradas de nuevo reparto…etc.

Su cuenta de la conocida red social tiene ya más de 342mil seguidores. Es increíble.

Eso sí, nosotros no podemos evitar que se nos despierten dudas sobre los efectos de la fama en los más pequeños. No queremos entrar a criticar su trabajo, ni dudar de ella, pero sí que nos preocupan todos los ejemplos de “pequeñas estrellas rotas” que a veces deja el mundo del espectáculo a su paso.

Carlota tiene solo 17 años, y aunque su crecimiento físico es notable, y probablemente ya supere la altura de muchas mujeres ya en edad adulta, sigue siendo demasiado joven para algunas de las cosas a las que se expone.

De normal, las adolescentes se encuentran presionadas por todo lo que las rodea en su vida cotidiana, la publicidad, el cine, y todo lo que consumen les bombardean con continuos mensajes sobre cómo se supone que deberían verse sus cuerpos, su cara, lo que deben comer, cómo deben vestir, comportarse…

Pero es que esta chica, además de eso, tiene a mucha gente pendiente de ella, de lo que hace y de cómo se ve, con la intención de dar su opinión al respecto (cosa que no le debería importar en absoluto).

Nosotros la apoyamos en su carrera y esperamos que tome las decisiones que afecten a su vida siendo consciente de todo lo que vale. Esta chica ha sabido ganarse al público desde pequeña con su papel en la serie y ahora sabe ganarse a la gente siendo ella misma.

Como curiosidad, os añadimos que la joven actriz aclaró en una entrevista a FórmulaTV que cuando era pequeña y decía la conocida frase de “Echar un pinchito”, no comprendía su significado, y que lo acabó comprendiendo a través de los compañeros del colegio.

¿Qué os ha parecido el artículo? ¿La seguís en sus redes sociales? ¿Habéis sido capaces de reconocerla? Contádnoslo todo en los comentarios de Facebook e Instagram, ¡Os leemos!

Si os ha gustado este artículo recordad que, más abajo, podréis disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos, porque la verdad es que los hemos hecho con muchísimo cariño).

Fuentes: FormulaTV

La entrada Así es ahora Carlota Boza, la hija de “los cuquis” en La que se avecina. aparece primero en CABROWORLD.

Fuente original