15 míticas escenas de películas que fueron completamente improvisadas

El mundo del cine está lleno de sorpresas. Hay tantas películas como gustos y, a pesar de ser un arte relativamente nuevo (goza con poco más de un siglo de vida), lo que nos ha regalado ya daría para varias vidas de análisis. Pero es que hoy nos queremos centrar en un aspecto muy concreto de este arte: la improvisación.

¿Sabíais que algunas de las escenas más míticas de algunas de las películas más recordadas fueron completamente improvisadas? Si no nos creéis, ahora os lo demostraremos:

Indiana Jones: en busca del arca perdida

La primera cinta de esta trilogía (haremos ver que la cuarta nunca ocurrió) es, probablemente, la más mítica y la que casi todo el mundo recordará. Si hay una escena de esta cinta que haya pasado a la historia (incluso haya sido imitada en posteriores cintas), es esa en la que ‘Indi’ tiene que enfrentarse a un guerrero árabe armado con una espada.

El arqueólogo más famoso del mundo no está para hostias y, en lugar de hacer una larga batalla, le pega un tiro y adiós. Esta escena fue improvisada por el simple hecho de que Harrison Ford no se encontraba bien del estómago y llevaban demasiadas horas rodando a pleno sol. La escena no acababa de quedar bien…. hasta que el bueno de ‘Harry’ se sacó de la mano este recurso ‘cómico’.

El caballero oscuro

Sin ningún tipo de dudas, las mejores escenas de esta cinta nos llegan de la mano del Joker del fallecido Heath Ledger. La escena improvisada que hoy queremos recordar es aquella en la que Jim Gordon es ascendido a comisario de policía. Toda la comisaría aplaude el ascenso… incluso el Joker, que está preso. Una escena que nos da una clara visión de las ganas que tiene ‘el guasón’ de tomar el pelo a todo el mundo.

Taxi Driver

¿Os acordáis de la famosa de Travis delante del espejo diciendo aquello de ‘¿Hablas conmigo?’? Está completamente improvisada. Lo único que figuraba en el guion era que DeNiro debía ponerse delante del espejo y ‘hablar consigo mismo’.

Aliens

Cuando los aliens dejan a los marines ‘tocados’ por primera vez, el personaje de Bill Paxton entra en pánico ante tal desastre y, en medio del griterío, añade una frase que ha pasado a la historia (y que sirve de homenaje a los videojuegos): ‘Game Over, man’…. ‘Fin de la partida, tío’, para los menos espabilados.

Sospechosos habituales

En la famosa rueda de reconocimiento, los ‘sospechosos’ debían decir aquella famosa frase de “Dame las llaves, jodido gilipollas’… pero no tenían ninguna indicación más por parte del director. Cada uno debía hacer la suya y bueno, el resultado es la mítica escena que todos conocemos.

Tiburón

Si hay una frase mítica en esta cinta, es la de ‘Necesitará otro barco más grande’. Esta no estaba prevista y fue el actor Roy Scheider el encargado de ‘sacársela de la manga’. Una ‘accidente’ que ha hecho historia del cine.

El imperio contrataca

Cuando Harrison Ford es sometido a un congelamiento por carbonita, la Princesa Leia se despide de él con un hermoso ‘Te quiero’, a lo que Solo responde ‘Lo sé’. Esta escena no iba a ser así, pero el director de la cinta sentía que cualquier otra cosa quedaría demasiado edulcorado, por lo que le pidió a Ford que dijese lo primero que se le pasase por la cabeza… y así fue.

El resplandor

La escena del hacha y la puerta que todxs conocéis tiene, como guinda, una frase que no ha sido poco repetida a lo largo de la historia: ‘¡Aquí está Jack!’. Lo mejor de todo es que Kubrick no había escrito esto en el guion, pero la improvisación de Jack Nicholson le encantó al exigente director… y así se quedó.

El silencio de los corderos

La escena en la que Jodie Foster visita al famoso psicópata y este hace ese jodidamente raro sonido de ‘serpiente’ no estaba prevista en el guion original, pero Anthony Hopkins dio tanto mal rollo que fue imposible no incluirlo en la versión final de la cinta.

Dos tontos muy tontos

La escena del ‘sonido más desagradable del mundo’ estuvo completamente improvisada por los dos actores, al punto de que al otro actor que hacía de sicario, y que estaba en medio de los dos, le pilló por sorpresa y sus gestos de desagrado son completamente genuinos.

Blade Runner

Gran parte del discurso final de Roger Hauer al final de la cinta fue improvisado, incluyendo la famosa frase de ‘Todos esos recuerdos se perderán, como lágrimas en la lluvia’.

El club de la lucha

La primera vez que el personaje de Pitt y el personaje de Norton se pelean, este último tenía órdenes de ‘golpearlo de imprevisto’… lo que no se esperaban era que lo hiciese en la oreja, por lo que la frase de Brad de ‘¿En la puta oreja, en serio?’ es completamente genuina.

Django desencadenado

Cuando DiCaprio la lía durante la cena, hay un momento en el que da un golpe sobre la mesa y su mano empieza a sangrar. Al parecer, DiCaprio se cortó de verdad, pero decidió seguir con la escena y, al final, esta quedó mucho más impactante (y sangrienta), de lo que estaba previsto.

Reservoir Dogs

Todo el diálogo de Michael Madsen durante la escena en la que tortura a un policía está improvisado y, por lo bien que queda al final, podemos comprobar que este actor guarda un trasfondo muy jodido.

Salvar al soldado Ryan

Toda la historia que le cuenta Ryan al personaje de Tom Hanks sobre sus hermanos está completamente improvisada. Lo curioso es que es uno de los momentos más bonitos y emotivos de toda la cinta.

A vosotrxs, ¿qué os han parecido estas míticas escenas? Dejádnoslo en los comentarios de Facebook. 

Si os ha gustado este artículo, además, podéis echar un vistazo más abajo y disfrutar de otros que, con casi total seguridad, os resultarán igualmente entretenidos (o eso esperamos). 

La entrada 15 míticas escenas de películas que fueron completamente improvisadas aparece primero en CABROWORLD.

Fuente original